La Caixa acaba de lanzar al mercado la Cybertarjeta MasterCard, que permite adquirir bienes y servicios exclusivamente a través de Internet, en todas las web que aceptan esta marca. Se trata de una tarjeta de prepago recargable, que permite ajustar y controlar el límite de consumo según las necesidades de cada cliente. La Cybertarjeta, de cartón y sin banda magnética, no está asociada a ningún deposito de ahorro y puede ser solicitada por clientes y no clientes de la citada entidad. A diferencia de las tarjetas tradicionales de plástico, la Cybertarjeta tiene soporte de papel, en el que se imprime el número de la tarjeta (PAN) y la fecha de caducidad. Además, dispone de un número secreto de identificación (PIN), que el cliente podrá modificar accediendo a la web de La Caixa, www.lacaixa.es, desde donde también podrá consultar sus operaciones. El prepago y las recargas de las tarjetas, con un límite de entre 1.000 y 250.000 ptas y cuyos consumos que se van restando del saldo disponible, se pueden realizar en 6.000 puntos de autoservicio (cajeros y terminales ServiCaixa), a través de Internet y o en cualquiera de las 5.000 oficinas de la entidad.