El grupo Osborne alcanzó el pasado ejercicio, cerrado el 31 de enero de 2000, una facturación de de 51.500 millones de pesetas, un 8,7% más que en el ejercicio anterior, y un beneficio neto de 3.108 millones de pesetas, un 16% más. En cuanto a los recursos generados por la compañía ascendieron a los 4.197 millones de pesetas. Por áreas de negocio, aunque los brandyes (Magno, Veterano y 103) se mantienen en el primer puesto, al representar el 54% de las ventas del grupo, siguen perdiendo peso (en 1998 representaban el 59%), así como los vinos de Jerez, que ha pasado de un 8% en 1998 al 6,3% en 1999. Sin embargo, estas caídas se han visto compensadas por el importante incremento de las ventas de los derivados de cerdo ibérico de Sánchez Romero Carvajal-Jabugo, que ya cuentan con el 21% de las ventas, y de los vinos de Rioja, que han pasado de una cuota del 7% al 9,2% en el último ejercicio. Por otro lado, Osborne podrá utilizar a partir de marzo de 2006 la figura del toro en toda clase de registro de marcas sin limitación alguna, incluidas las de aplicación en prendas textiles.