Aral Digital.- Sainsbury, el tercer mayor operador de supermercados en Gran Bretaña, ha registrado un incremento de sus ventas del 2,9% en el segundo trimestre fiscal del año, una cifra superior al aumento experimentado en el primer trimestre (1,1%). Este crecimiento viene motivado, principalmente, por los buenos resultados cosechados por las nuevas tiendas, por el desarrollo de la venta on-line y por la demanda de artículos premium.

“Hemos culminado un nuevo periodo de refuerzo y crecimiento de cuota de mercado. Además, el funcionamiento de las nuevas tiendas abiertas ha superado nuestras expectativas”. Así resumía Justin King, presidente ejecutivo de Sainsbury, el comportamiento de la compañía durante el segundo trimestre de 2010.

No obstante, desde el grupo, posicionado por detrás de Tesco y Asda en el mercado británico, auguran tiempos difíciles para los consumidores, como consecuencia de las medidas adoptadas por el Gobierno de las islas -subida de impuestos y reducción del gasto-. “Creemos que el consumidor ya tiene asumido que recibirá malas noticias sobre su futuro más próximo”, ha declarado King, refiriéndose a unos sondeos que muestran que los consumidores se están volviendo cada vez más pesimistas sobre su futuro.

Sainsbury, que tiene más de 525 supermercados y 300 tiendas de descuento, sigue estudiando la posibilidad de adentrarse en China, “pero cualquier movimiento definitivo aún está lejos”, ha apostillado Justin King. “El equipo que tenemos analizando el mercado chino están valorando las oportunidades de negocio del país, y eso llevará bastante tiempo”, ha remarcado el responsable de la cadena.