Aral Digital.- Sainsbury, uno de los principales actores de la distribución en Gran Bretaña, ha cerrado el ejercicio fiscal 2009 con un beneficio neto de 688,7 millones de euros, frente a los 340,2 millones obtenidos en el curso anterior. También los datos de facturación del gigante británico han crecido en los últimos 12 meses, ya que en términos comparables sus ventas han subido un 4,3%.

Las ventas de productos de 'non food' han crecido tres veces más que la de alimentos, mientras que su negocio de supermercado online ha aumentado casi un 20%. Asimismo, el tercer retailer de Gran Bretaña -tras Tesco y Asda- ha recibido una media de más de 19 millones de clientes a la semana, un millón más que en el año pasado y cinco más que hace un lustro.

Con unas inversiones de 1.059 millones de euros, Sainsbury ha sumado 102.300 metros cuadrados de superficie de venta a su red comercial, y ha procedido a la apertura y/o ampliación de más de un centenar de tiendas. El grupo ha abierto 38 nuevos supermercados a lo largo del pasado pasado y ha identificado a las tiendas de conveniencia como un área clave de crecimiento, con una previsión de apertura de 100 nuevas tiendas bajo este formato para 2010.