AMDPress.- El grupo de distribución británico Sainsbury ha logrado un beneficio antes de impuestos de 368 millones de euros en el primer semestre de su ejercicio fiscal, que finalizó el 26 de marzo, lo que supone una caída del 62% respecto al mismo periodo del año anterior, según informa Europa Press.

El volumen de negocio de Sainsbury en el primer semestre ascendió a 24.156 millones de euros, lo que representa un aumento del 5,5% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. La compañía de distribución ha iniciado un programa de recuperación que tendrá como principal objetivo aumentar la cifra de ventas de la compañía en 3.630 millones de euros en los próximos tres años.

Asimismo, Sainsbury prevé invertir 580 millones de euros en los próximos tres años para mejorar su oferta de cara a los consumidores a partir de su estrategia de crear una marca de gran calidad y precios razonables.