Aral Digital.- La cadena de supermercados Sainsbury's dejará de tirar la comida caducada o en mal estado al vertedero como hacía hasta ahora en Escocia, y usará ese tipo de desechos para producir biocombustibles, en una medida que comenzará a aplicar a finales del mes de febrero.

Cada semana, los supermercados Sainsbury's generan en tierras escocesas unas 42 toneladas de basura que, de acuerdo con el plan, se enviarán a una refinería de biofuel en la localidad de Motherwell, donde serán tratadas para convertirlas en fuel preparado para generar electricidad. Según los cálculos de la compañía, cada tonelada de basura que se envíe a la refinería en lugar de al vertedero puede generar energía para 500 hogares, teniendo en cuenta, además, que el biofuel es menos contaminante que los combustibles fósiles.

El plan, desarrollado en colaboración con el especialista en biofuel PDM Group, forma parte de un proyecto más amplio que tiene como objetivo dejar de tirar a los vertederos comida caducada o en mal estado antes del final del verano, y dejar de arrojar todo tipo de desechos antes de finales de año en todo Reino Unido.