La cadena de supermercados Sánchez Romero tiene previsto invertir más de 800 millones de pesetas durante este ejercicio que destinará a dos nuevas aperturas. Por un lado, la compañía pondrá en marcha en Majadahonda el que será su noveno establecimiento comercial, que dispondrá con una sala de ventas de 1.000 metros cuadrados y abrirá sus puertas en el mes de octubre. Por otro lado, a lo largo del año, Sánchez Romero construirá en la nueva central de frutas de Mercamadrid una superficie de más de 3.000 metros cuadrados para abastecer a los propios supermercados de la cadena. Fuentes de la compañía han indicado que, con estas dos aperturas, superará este año los 7.500 millones de pesetas de facturación, con un crecimiento cercano al 20% y contará con una plantilla superior a los 350 trabajadores.