Aral Digital.- Tesco, la mayor cadena de supermercados del Reino Unido, ha solicitado al Gobierno británico que estudie la posibilidad de aplicar un precio mínimo al alcohol que se vende en los establecimientos como método para luchar contra el abuso de esas bebidas. El consejero delegado de Tesco, Terry Leahy, ha reconocido que el consumo excesivo de alcohol se ha convertido en uno de los mayores problemas del país.

De este modo, Tesco es la primera cadena británica que ha mostrado públicamente su apoyo a la medida que pretende implantar la nueva coalición conservadora-liberaldemócrata de prohibir a los supermercados vender bebidas alcohólicas a un precio inferior al que les cuesta a esos establecimientos. Lo cierto es que en algunos supermercados británicos, la cerveza tiene un precio más bajo que el agua embotellada y la leche.

No obstante, Leahy va más lejos que el Gobierno de David Cameron y afirma que Tesco apoyará eventuales medidas tendentes a fijar un precio mínimo para el alcohol. Según el empresario, las borracheras habituales de muchos británicos no plantean sólo un problema de salud sino también “de simple decencia” y de convivencia “en una sociedad civilizada”.

El consejero delegado de Tesco informa de una encuesta entre los clientes del supermercado según la cual un 70% considera el abuso de las bebidas alcohólicas uno de “los problemas más graves que se le plantean a este país”.