Aral Digital.- Tesco quiere ganarse la fidelidad emocional de sus clientes y así considera necesario crear un modelo de distribución que dedique mayor atención a los consumidores, según Peter Groves, director de Nuevas Inicitivas del grupo británico de distribución.

El representante de esta compañía, que cuenta con 2.600 tiendas en el mundo, detalló que el objetivo de la distribuidora es “ganarse la lealtad de los consumidores durante toda la vida”, en concreto, “su fidelidad emocional”.

Según Grove, las principales peticiones de los clientes de Tesco son que “las tiendas tengan pasillos amplios, ser atendidos por un personal agradable, no encontrar colas a la hora de abonar la compra, encontrar los productos que buscan y que no haya masificaciones”.

La empresa es partidaria de considerar los problemas de cada tienda 'in situ', es decir, los obstáculos que puede tener un consumidor en un establecimiento concreto. Así, puso de manifiesto un ejemplo que se dio en varias tiendas, en las que a una hora determinada se “formaban colas en el kiosco situado a la salida donde muchos consumidores querían comprar un recibo de lotería”.

Añadió que, además, la empresa muestra una especial preocupación por ayudar a los más de 380.000 empleados que trabajan en sus tiendas a “entender las demandas de los consumidores”, aunque señaló que estos cambios exigen “ser tratados con respeto”. Resaltó, asimismo, que toma especial relevancia su tarjeta de fidelización Clubcard.

Tesco opera, además de en Reino Unido, en doce países europeos y asiáticos, al tiempo que prevé abrir el próximo año supermercados en Estados Unidos (California y Nevada) bajo el nombre de Fresh & Easy.