Aral Digital.- La cadena británica Tesco ha obtenido un beneficio neto de 2.170 millones de libras (más de 2.400 millones de euros) en su año fiscal, que ha concluido en el mes pasado de febrero. Esta cifra, pese a representar un incremento del 1,7% respecto al curso anterior, supone la tasa de crecimiento más baja en los últimos 15 años experimentada por la compañía de distribución.

Esta desaceleración viene dada por las estrategias aplicadas por sus competidores en el Reino Unido basadas en fuertes descuentos. Para tratar de compensar estos datos, la compañía planea abrir nuevas tiendas en Estados Unidos y Europa, así como ampliar su mercado a Corea del Sur mediante la adquisición de una cadena de supermercados local. En total, la empresa de las Islas prevé crear 11.000 nuevos puestos de trabajo en los próximos 12 meses.

Las ventas totales del grupo se incrementaron el 15,1%, hasta 59.400 millones de libras (66.795 millones de euros). La facturación a nivel internacional aumentó un 29,3%, hasta alcanzar los 17.700 millones de libras (19.904 millones de euros), en tanto que las ventas del Reino Unido crecieron un 9,5%, hasta los 41.520 millones de libras (46.690 millones de euros).

“Estamos respondiendo a los cambios en las necesidades de los consumidores a través de bajadas de precios, introduciendo productos más económicos y ofreciendo promociones más acentuadas. Estamos contentos con la respuesta inicial que está teniendo Tesco Personal Finance y con la conversión de las tiendas Homever en Corea”, ha explicado Terry Leahy, consejero delegado del grupo.

El responsable de Tesco ha apuntado también que la cadena ha comenzado positivamente el presente ejercicio fiscal, al registrar un incremento en las ventas del 9,2% en las seis primeras semanas del mismo.