AMDPress.- Un grupo de accionistas holandeses del grupo de distribución Ahold ha iniciado un proceso judicial en el que exige la anulación de las cuentas de la compañía desde 1998 a 2002. Consideran que Ahold ha presentado una información insuficiente sobre sus resultados económicos y sobre los implicados en el escándalo financiero. La compañía, por su parte, estima infundadas estas acusaciones y ha emitido un comunicado en el que afirma que se defenderá de ellas.