El estudio "Consumers@shopping" sobre comercio electrónico realizado por la institución Consumidores Internacionales, y financiado por la Comisión Europea, señala que los reguladores y proveedores que operan en la Red "tienen todavía mucho trabajo que hacer antes que Internet pueda ofrecer un medio estable donde los consumidores puedan comprar con seguridad". Según el estudio, a pesar de la proliferación de tiendas web para ciertos productos populares, la elección está severamente limitada en muchas áreas de productos. Por otra parte, se califica de "inaceptable" el número de casos en los que los productos se reciben muy tarde o no se llegan a recibir, y los de devolución del dinero a los consumidores. El estudio concluye afirmando que, todavía, existen muchos obstáculos que superar antes de que los consumidores puedan comprar en el "ciberespacio" con total confianza, y en la necesidad de unas "ciber-reglas" de comercio.