El grupo de distribución Unigro ha iniciado un cambio estratégico cuyo primer objetivo ha sido la desinversión en unos 40 establecimientos Spar (situados 30 de ellos en Extremadura y el resto en Murcia), que se han convertido en franquicias. La mayor parte de estos franquiciados eran antiguos jefes de tienda. A los establecimientos antedichos, unirá otra veintena que también franquiciará durante los próximos meses.

La filial de la multinacional holandesa Laurus venderá, además, algunos de los supermercados El Arbol menos rentables. Aunque todavía no se ha determinado cuántos ni cuáles establecimientos se venderán, las desinversiones representarán entre el 9% y el 10% de la cifra de ventas del grupo, que facturó el año pasado 956 millones de euros (159.065 millones de pesetas).

Además de la desinversión de activos, el grupo prevé también abrir nuevos puntos de venta en sitios donde apenas tenga presencia, y continuar así mismo con el proceso de remodelación de tiendas, en el que invertirá este año unos 18,03 millones de euros (3.000 millones de pesetas).

La financiación para ello procede en gran parte de la ampliación de capital que la matriz holandesa llevó a cabo el pasado mes de abril por valor de 48,08 millones de euros (8.000 millones de pesetas). En ese momento, también se renegoció con Laurus la deuda a medio y largo plazo por valor de 168,28 millones de euros (28.000 millones de pesetas).

Concluida la primera fase del plan, Unigro, que ahora se llama Grupo El Árbol, prevé un aumento de ventas de un 20% y volver a los beneficios en 2002. Como es sabido, durante el pasado año, el grupo perdió 10 millones de euros (1.663 millones de pesetas).