AMDPress.- United Biscuits Iberia, antigua Nabisco y filial para la Península Ibérica del grupo británico con el mismo nombre, prevé cerrar el ejercicio 2001 con un crecimiento del 6% en ventas, hasta alcanzar los 270,4 millones de euros (45.000 millones de pesetas) y una cifra récord en el segmento de galletas, su principal negocio en nuestro país. Y es que en el primer semestre la compañía ha registrado una facturación de 102,1 millones de euros (17.000 millones de pesetas), lo que representa un aumento del 8% con respecto al mismo periodo del año anterior. Una cifra de negocios que convierte a la filial del grupo para la Península Ibérica en la tercera mayor empresa de United Biscuits, por detrás de la matriz en Reino Unido y la filial francesa.

La antigua Nabisco Iberia realiza en España el 60% de su facturación en el mercado de galletas, con marcas tan conocidas como Fontaneda, Marbú Dorada, Oreo, Filipinos, Chiquilín, Artinata, que la posicionan como líder del sector, con una cuota récord en el presente ejercicio del 26,4%, frente al 25,3% que tenía hace un año. De hecho en la actualidad dispone de ocho de las quince marcas de galletas más vendidas en nuestro país.

Pero además de en el segmento de galletas, según las cifras aportadas por la compañía, detenta el liderazgo en el segmento de preparados para postres, donde a través de su marca Royal cuenta con una cuota de mercado del 79,5%; una segunda posición en patés con Apis, que tiene el 27,2%, y una tercera posición en tomate frito con su referencia Fruco, que dispone de una participación del 8,7%, además de ser la número uno en tomate triturado.