La Asociación Nacional de Industriales Envasadores y Refinadores de Aceites Comestibles (Anierac) cierra el mes de noviembre con unas salidas superiores a los 56 millones de litros. El conjunto de las categorías comerciales de aceite de oliva alcanza la cifra de 26 millones de litros; 1,25 millones de litros fueron de orujo de oliva y el resto, 28,85 millones de litros, de aceites refinados de semillas.

En el mes de noviembre la mayor cifra de ventas entre las categorías de aceite de oliva la ha presentado el “virgen extra” con 11,76 millones de litros, seguido del “suave” con 8,65 millones de litros. Como es habitual, las categorías “virgen” e “intenso” alcanzan cifras menores: 1,47 millones de litros y 4,11 millones de litros respectivamente.

Del orujo de oliva en noviembre salieron 1,25 millones de litros, con lo que las ventas acumuladas en estos once meses ascienden a 13,11 millones de litros, que son un 3,72% inferiores a las del mismo periodo del 2018.

En el grupo de otros aceites refinados, como es habitual, destaca las ventas del refinado de girasol que en este mes de noviembre alcanzan los 25,38 millones de litros. A continuación, y lejos de estas cifras, están las ventas del refinado de semillas con 3,31 millones de litros. El resto corresponden a cantidades mucho menores de colza, pepita de uva, maíz, soja y cacahuete.

Resumiendo, la situación de estos primeros once meses del 2019 el computo de las ventas de aceites envasados por las empresas de Anierac asciende a 634,37 millones de litros, 9,83 millones de litros más que en 2018, lo que suponen un aumento del 1,57%.