La consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León, Silvia Clemente, y la viceconsejera de Política Económica Empresa y Empleo de la Junta, Begoña Hernández, han asistido a la firma de un programa específico de apoyo financiero destinado a las pymes, autónomos y empresas proveedoras de Campofrío para garantizar su viabilidad.

Las consejerías de Economía y Empleo y de Agricultura y Ganadería han mantenido varios contactos con distintas entidades de crédito y con la sociedad de garantía recíproca Iberaval, con el objetivo de articular las iniciativas de apoyo financiero puestas en marcha por estas entidades tras el incendio de las instalaciones de Campofrío producido el pasado mes de noviembre.

Los préstamos se realizarán por nueve entidades financieras: Caixabank, Cajaviva, Ibercaja Banco, Caja España-Duero, Banco Santander, Bankia, BBVA, Banco Popular y Banco Sabadell. Estas entidades forman parte del Consejo Financiero de Castilla y León, foro de diálogo, análisis y debate entre la Administración de la Comunidad y las principales entidades del sector financiero en la Comunidad puesto en marcha en mayo de 2014.

Los destinatarios de este apoyo financiero son las empresas, pymes y autónomos de la Comunidad que tienen un porcentaje significativo de facturación ligado a la actividad de Campofrío como empresas suministradoras, de transporte, servicios de apoyo industrial, ganaderos y proveedores, entre otros.

Prestamos blandos

En el convenio, firmado entre las entidades financieras e Iberaval, se contempla también financiación para aquellos proveedores indirectos o de segundo nivel cuya actividad se vea afectada por el siniestro. El programa de apoyo financiero, que cuenta con la garantía de Iberaval, se centra en líneas de financiación preferente o 'préstamos blandos' para la financiación de circulante con el objetivo de atender las necesidades de tesorería a corto plazo, la refinanciación de pasivos para posibilitar el cumplimiento de las obligaciones financieras previamente contraídas, y la financiación de nuevas inversiones para modernizar las instalaciones en un momento de caída de la actividad.

Las líneas de financiación pueden ascender hasta un importe máximo de 300.000 euros con un plazo máximo de cinco años, un período de carencia de hasta 18 meses y con un interés que no superará el Euribor 2,5 %.

La Junta de Castilla y Leon acordaba, el pasado 20 de noviembre, en el primer Consejo de Gobierno tras el incendio, declarar los hechos en la fábrica de Campofrío en Burgos como situación de especial y extraordinaria transcendencia y urgente actuación para desarrollar medidas de interés sociolaboral y de reconstrucción de la planta.  Así, en la reunión del Consejo de Gobierno del 26 de diciembre, aprobaba la concesión de ayudas por tres millones de euros para los 774 trabajadores de Campofrío afectados por el expediente de regulación de empleo de suspensión de contratos por causa de fuerza mayor. Esta cantidad servirá para completar la prestación contributiva por desempleo y así ayudar al mantenimiento de las rentas salariales.