ARAL Digital.- Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, ha destacado, durante la clausura de la Asamblea General de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas, FIAB, “la buena salud” que reflejan las cifras del sector de la industria alimentaria en España, con una facturación superior a los 80.000 millones de euros, empleo directo de cerca de medio millón de trabajadores, con exportaciones crecientes y una balanza comercial muy positiva. Arias Cañete ha enfatizado la necesidad de afrontar retos importantes que mejoren la actividad del sector, incidiendo en que el análisis de la situación actual de la cadena de valor “evidencia la existencia de claras asimetrías en el poder de negociación, que derivan en una falta de transparencia en la formación de precios, y en prácticas comerciales potencialmente desleales y contrarias a la competencia”.

En su intervención, Arias Cañete ha subrayado la necesidad de atajar esta problemática desde una perspectiva común. Por ello, “el Ministerio está elaborando un anteproyecto de ley que tiene como finalidad mejorar la vertebración de la cadena alimentaria, aumentar su eficacia y conseguir un mayor equilibrio en las relaciones comerciales entre los diferentes operadores”, ha apuntado. Arias Cañete ha señalado que entre las medidas que se incluyen en el proyecto destaca el establecimiento de un régimen de contratación por escrito, para garantizar la seguridad jurídica y la equidad en las relaciones comerciales. Asimismo, “se regularán las prácticas comerciales abusivas, siguiendo las recomendaciones de la Comisión Nacional de Competencia”, ha añadido. “Y en relación a la mejora de la vertebración de la cadena, se incluyen las modificaciones de las leyes que actualmente regulan las Organizaciones Interprofesionales agrarias”.

Por otra parte, Arias Cañete ha subrayado la necesidad de afrontar una serie de “retos importantes” para mejorar la actividad del sector. Uno de éstos es la sostenibilidad, que el Ministerio afronta desde dos campos diferentes: por un lado, a través del Foro de Sostenibilidad de la Industria alimentaria, cuyo objetivo es desarrollar líneas de actuación consensuadas entre administraciones y sector. Por otra parte, “se trabaja en la posible creación de una Plataforma para la Sostenibilidad Ambiental, con funciones de análisis y estudio de los retos a los que se enfrenta el sector”.

Otro de los retos que ha mencionado el ministro ha sido el de la innovación e investigación, “donde trabajamos ante la Unión Europea con el objetivo de conseguir la mayor coherencia posible en el diseño de las líneas temáticas de las nuevas políticas de investigación e innovación, el Programa Marco de Investigación Horizonte 2000, y de reforma de la PAC”, ha indicado. En el ámbito nacional, Arias Cañete ha explicado que se está elaborando un avance del “Programa de Innovación e Investigación del Sector Agroalimentario”, para identificar y priorizar las necesidades del sector y alinearlas con la oferta existente, previa obtención del mapa científicotecnológico nacional, europeo e internacional.

Arias Cañete ha comentado que la actual situación ha puesto de manifiesto la fortaleza del sector, “convirtiéndolo en motor del comercio exterior en España”, con un valor de las exportaciones agroalimentarias en 2011 de 31.284 millones, representando el 14% de los bienes exportados por España en ese mismo año, lo que supone un incremento del 9% respecto a la media entre 2005-2009, y del 10% respecto a 2010. El Ministerio está elaborando un “Plan Estratégico para la Internacionalización de la Industria Agroalimentaria Española”, con aportaciones de todas las entidades representativas del sector, entre ellas la FIAB, “de gran valor y ayuda para definir el proyecto”. “Este documento propone actuaciones no sólo a través del incremento de nuestras exportaciones, sino consiguiendo una mayor presencia, dinamismo e influencia de la agroindustria española en los mercados internacionales”. Arias Cañete ha adelantado que está prevista la creación de una Comisión de Coordinación para la internacionalización del sector alimentario. Este órgano, ha aclarado el ministro, “centrará su actividad en la coordinación de todas las actuaciones de las administraciones, la definición de las prioridades para el desarrollo de la actuación exterior y el control de las actuaciones que integren el Plan Estratégico”.