Aral Digital.- Borges, uno de los principales operadores mundiales de alimentos de la dieta mediterránea y de exportación de aceite de oliva, está estimulando el consumo del exótico pistacho en una amplia campaña de comunicación.

De una gran fuente proteica de origen vegetal, este fruto destaca por su contenido en arginina, que estimula la función inmunológica, además de tratarse del fruto seco que más proteína contiene después de las almendras.

Asimismo, el pistacho posee un alto contenido de grasas insaturadas, sobre todo del tipo monoinsaturadas. Es rico en ácido oleico y triglicéridos, que ayudan a reducir el nivel de colesterol y la tensión arterial. Su bajo nivel de grasa saturada lo convierten en el producto ideal para picar entre horas, y no contiene colesterol.

Hay que sumar también su alto contenido de vitaminas, en especial la E, y de ácido fólico, que gracias a su acción antioxidante reducen el riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares. Otros beneficios derivados del consumo del pistacho son la mejora de la sensibilidad a la insulina.

Actualmente, Borges dispone en el mercado de una gran variedad de frutos secos de la más alta calidad y con las mayores garantías de selección y conservación. Su objetivo es conseguir las materias primas en los mejores puntos de origen de cada producto: las mejores almendras y avellanas nacionales, pistachos de Irán, macadamias de Australia, nueces y cacahuetes de USA, dátiles de Túnez... Los frutos secos se convierten en la forma más sana de complementar la valorada Dieta Mediterránea con el mejor sabor.