Caladero ha cerrado el ejercicio 2017 con una facturación de 208 millones de euros, un 6% más respecto a los 196 millones de euros del ejercicio precedente.

Al cierre del año, y como consecuencia de seguir adaptándose cada vez más a los gustos y necesidades del cliente final, la compañía ha vendido un total de 44,8 millones de bandejas de pescado, un 0,4% más que en 2016, mientras que sus ventas en volumen han alcanzado los 21,6 millones de kilos, frente a los 21,8 del ejercicio precedente.

La compañía ha vendido un total de 44,8 millones de bandejas de pescado ( 0,4%)

El favorable desarrollo de su actividad ha permitido a la compañía cerrar el año con un Ebitda de 6,5 millones de euros, un 11% superior al de 2016. Por su parte, el beneficio neto ha sido de -0,5 millones de euros, cifra que supone una mejora del 50% respecto al beneficio neto de -1 millones de euros alcanzado en 2016. Este resultado negativo, no obstante, es consecuencia de la decisión, tomada por la empresa en el segundo semestre del año, de reforzar su eficiencia y competitividad con el cierre de la planta que tenía en Cádiz y el traslado de su actividad a la de Zaragoza, lo que le ha permitido "capturar importantes sinergias logísticas e impulsar la productividad en Plaza, que elabora actualmente el 100% de la producción de Caladero", aseguran fuentes de la compañía.

Dentro de su apuesta por el capital humano, la compañía creó el pasado año 93 puestos de trabajo en Plaza, lo que le ha permitido consolidar una plantilla de 525 personas, el 80% de ellos con contrato indefinido. Además de ello, Caladero ha invertido a lo largo del año un total de 9.200 horas de formación en todos los niveles.

Caladero incrementó un 75% su inversión para mejorar la eficiencia de los procesos productivos

Por otro lado, Caladero ha potenciado su compromiso inversor, que en 2017 ha sido de 2,8 millones de euros, un 75% más que en 2016. Esta inversión ha sido destinada a incrementar la eficiencia de los procesos productivos, "lo que ha permitido, adicionalmente, mejorar las condiciones de algunos puestos de trabajo específicos", explican desde la compañía.

Paralelamente, y con el objetivo de ofrecer soluciones a las nuevas necesidades de los consumidores, el departamento de I D i de la compañía ha desarrollado nuevas referencias en la gama de elaborados, como la merluza con tomate y el salmón al curry con arroz, además de introducir mejoras en su gama de productos frescos "con el objetivo de ofrecer productos lo más limpios posibles, como lo es, por ejemplo, la eliminación de las escamas en las referencias de salmón", indican desde Caladero.