AMDPress.- El grupo conservero Calvo obtuvo en 2002 un beneficio neto de 4,9 millones de euros, lo que supone un aumento del 2,7% en relación al año precedente; mientras que las ventas crecieron el 8,5%, hasta 244,1 millones de euros.

Según la firma, el incremento de la facturación se explica por la estabilidad de precios del atún, así como por unas mayores ventas en el mercado nacional y la estrategia internacional del grupo de apostar por sus primeras marcas en detrimento de segundas o marcas de la distribución.

De igual forma, Calvo ha destacado que mantiene una elevada capacidad de generar cash flow al obtener un beneficio bruto de explotación (EBITDA) de 24,16 millones de euros. Estos recursos han permitido desarrollar los planes previstos en publicidad y en I D, y continuar con la reducción del endeudamiento bancario.

Respecto al mercado exterior, Calvo espera inaugurar en julio la planta de El Salvador (ver ARAL Digital 342), lo que permitirá producir el ciclo completo de fabricación y comercialización. El objetivo de la firma es constituir desde esta planta una plataforma para acometer la entrada al continente americano.

En Europa, la conservera ha subrayado los buenos resultados de las filiales de Italia y Portugal, donde Calvo opera con la marca "Nostromo", enseña mediante la que controla una cuota del 14% en el mercado italiano y del 8% en el portugués.

En cuanto al presente año, Calvo prevé obtener un mayor porcentaje de capturas de yellow finn (atún claro), una variedad de atún de mayor calidad y mejores precios, que ya representó un 30% del total de las capturas del grupo el pasado año. De igual forma, la firma considera que se irá anulando el efecto cíclico que los precios del atún han venido reflejando en las cuentas del grupo durante los últimos años.

Por último, en relación con la diversificación de los negocios del grupo, Calvo ha resaltado el crecimiento constante en las cuotas de mercado en ensaladas y mejillón.