Aral Digital.- Campina y Arias/Angulo, compañía perteneciente a Groupe Soparind Bongrain han establecido una alianza para integrar la logística del queso Milner, que Campina ha comenzado a comercializar en Cataluña y que espera introducir en el resto de España en 2009.

Este acuerdo supone la unificación de la cadena de suministros y, por tanto, una significativa reducción de residuos al aprovechar los medios logísticos existentes y no proceder a duplicarlos, generando valor al optimizar los medios existentes como cámaras de frío, transporte y gestión en general.

Según Ramiro Shaw, director general del negocio de Queso de Campina en España, “este acuerdo responde a la necesidad de crear sinergias con Bongrain”. Milner, que comenzó a comercializarse en Cataluña en noviembre de 2007, ostenta ya una cuota de mercado del 9,5% (según datos Nielsen) en quesos saludables: “Queremos alcanzar el liderazgo en el segmento de saludables en tres años”, anuncia Shaw.

Por su parte, Nick Pauli, vicepresidente de Campina y responsable de negocio de quesos y mantequillas del grupo, sostiene que “existe una buena relación con Bongrain desde hace años en otros países, y esperamos que esta colaboración continúe mucho tiempo”. Por su parte, Miguel Ángel Miguel, director de Logística y Servicio de Atención a Cliente (SAC) de Arias/Angulo, afirma que “este acuerdo abre a nuestra compañía futuros proyectos en otras áreas y otros países”. Campina, por ejemplo, disfruta de una cuota de mercado superior al 50% en mercados como Holanda y Grecia.

Finalmente, según Nicolás López, presidente de Europa del Sur de Groupe Soparind Bongrain, “Campina ha elegido un buen partner con nosotros, ya que tenemos una de las logísticas más eficientes de España”.

Campina es una compañía holandesa del sector lácteo con un volumen de negocio mundial de 4.032 millones de euros, con presencia en más de 100 países. “Nuestro core-business se centra en Campina, un producto basado en el eje salud-placer, y lo vamos a apoyar con todos nuestros medios en España”, concluye Nick Pauli.