Carpisa Foods inaugura una nueva área destinada a producto fresco en su planta de Griñón. Este nuevo espacio ha contado con una inversión inicial de más de dos millones de euros y está destinado a producir hamburguesas y picadas frescas y artesanas para el canal de hostelería y food service, al que esperan llegar en el próximo mes de mayo de 2021. Además, todos estos productos cuentan con las garantías de las certificaciones BRC e IFS.

Con esta inversión, la compañía seguirá apostando por las últimas tecnologías y generando nuevos puestos de empleo.

Luis Fernandes, director comercial de Carpisa Foods, destaca “llevábamos tiempo queriendo apostar por los frescos, ya que nos permite diversificar nuestro negocio aportando nuevas soluciones a hosteleros y canal food service. Para Carpisa significa una oportunidad para llegar a nuevos clientes o partners y ampliar el conocimiento de la actividad que desempeñamos. Por otro lado, muchos de nuestros clientes reclamaban una mayor variedad de productos frescos de la mano de una empresa cárnica líder y en Carpisa Foods tenemos lo más importante, la materia prima y la capacidad de producción”.

Carpisa Foods está avalada por los 35 años de trayectoria de la compañía en el sector cárnico. Además, cumple con los estándares nacionales e internacionales más exigentes para la certificación de sus productos, obteniendo el máximo nivel de excelencia en las certificaciones BRC e IFS con la calificación Nivel A y Higher Level, respectivamente.