AMDPress.- La firma catalana Casa Tarradellas ha comenzado la construcción de una fábrica para producción de productos curados, cocidos y precocinados en el polígono Mas Galí, en Osona (Barcelona), próxima a las instalaciones centrales de la compañía y a las instalaciones de elaboración de pizzas refrigeradas (ver ARAL Digital número 664),. La nueva planta, que ocupa una superficie de 16.500 metros cuadrados, supondrá una inversión estimada de 30 millones de euros durante los próximos tres años y se prevé que entre en funcionamiento a principios de 2004.

En primer lugar, Casa Tarradellas utilizará estas instalaciones para incrementar hasta 35.000 toneladas por año su capacidad productiva de elaborados cárnicos. Asimismo, en una segunda fase, la firma utilizará esta planta para incorporarse al mercado de platos precocinados, uno de los que más está creciendo en el mercado nacional de alimentación.

Según la firma, el aumento de producción de curados y cocidos cárnicos le permitirá consolidar su tercera posición en el ranking nacional de fabricantes de este sector y reducir las diferencias respecto a los dos principales operadores, Campofrío y ElPozo. Dentro de este mercado, Casa Tarradellas elabora el fuet Espetec, jamón pre-cortado, bacon precortado y patés.

Casa Tarradellas alcanzó una facturación de unos 300 millones de euros durante 2002, en torno a un 17% más que los 256,8 millones registrados en el ejercicio precedente, en el que había anunciado una inversión de 18 millones de euros. El producto estrella de la compañía catalana continúa siendo la pizza fresca, segmento en el que se introdujo hace 6 años y en el que controla una cuota de mercado cercana al 80%.