Casademont, especialista en la elaboración de fuets y charcutería desde hace más de 60 años, acaba de entrar a formar parte del Grupo Aragonés Costa. Esta adqusición ha permitido a la firma aragonesa completar la integración vertical en toda la cadena de valor hasta la transformación en embutidos de alta calidad y afrontar una nueva etapa con importantes expectativas.

Con la entrada en el Grupo Aragonés Costa, Casademont afronta el futuro con fuertes inversiones y la implementación de nuevos proyectos con la mirada puesta en la innovación como un valor de futuro para la marca. Como resultado de la operación, la compañía impulsará la presencia de la marca y sus productos en los mercados y se beneficiará de importantes sinergias dentro del grupo.

La empresa mantiene la totalidad de su plantilla de trabajadores y prosigue la actividad actual en sus dos centros productivos de Bonmartí y de Palol de Revardit que ocupan 40.000 metros cuadrados. "Nuestras inversiones para los próximos meses están dirigidas a recuperar nuestra posición en el mercado y tenemos varios lanzamientos de productos en los que estamos trabajando en las dos plantas", explica Francesc Gómez, director general de Casademont.

Operación de integración

El resultado de la operación ha implicado la creación de una nueva sociedad, Casademont 1956 Meat, propiedad en su totalidad del Grupo Aragonés Costa, aunque seguirá operando bajo la marca Casademont con normalidad.

Por su parte, con esta adquisición, el Grupo Aragonés Costa completa el ciclo productivo cárnico al contar en la actualidad con presencia en los sectores de piensos, ganadería, carne de porcino y ahora, con Casademont, una unidad productiva tradicional de la industria cárnica especializada en la producción de elaborados curados y cocidos con amplia presencia en los mercados y reconocimiento por parte de los consumidores. Tal y como ha explicado Jorge Costa, consejero delegado del Grupo Costa, "a nivel estratégico, apostamos por potenciar significativamente las líneas clásicas de charcutería: de jamón cocido y curado de Casademont y la gama de fuets, salchichones y chorizos".

Plan de internacionalización

La nueva compañía hereda la vocación de internacionalización y el reconocimiento de la marca en los mercados exteriores gracias a la constante apuesta por la calidad de los productos. La marca Casademont está ampliamente extendida con una fuerte presencia en Europa y en el resto del mundo, lo que actualmente representa en su conjunto el 58% de su facturación.

Actualmente sus esfuerzos se centran en ampliar la presencia en el mercado norteamericano, con el objetivo de que la internacionalización represente el 70% de su cifra de negocio.