Checkpoint Systems, proveedor de soluciones para la gestión de pérdida desconocida, ha presentado una nueva etiqueta para el sector de la alimentación: la 4010 EP Food, diseñada para proteger los alimentos frescos y congelados de los supermercados. Además, ha sido certificada como apta para microondas y no inflamable por TUV Rheinland, compañía internacional de evaluación y certificación de calidad para garantizar la inocuidad de los productos. Esta nueva etiqueta protege los artículos del supermercado contra el hurto, en particular los productos cárnicos frescos y congelados, aves y mariscos. Según el último Barómetro Mundial del Hurto en el sector minorista, la pérdida desconocida representa en los supermercados/hipermercados y grandes superficies de alimentación un 2,35% de las ventas. El queso y los cárnicos frescos son los productos con mayor riesgo de hurto en este segmento de mercado.

"La nueva etiqueta 4010 EP está diseñada específicamente para los alimentos y ofrece una protección optimizada sin riesgo", afirma Farrokh Abadi, presidente y COO, Shrink Management Solutions de Checkpoint. "Al ofrecer la máxima protección y una desactivación mejorada en el punto de venta, los minoristas pueden optimizar la disponibilidad de productos y mejorar la experiencia de compra de sus consumidores y, de este modo, aumentar las ventas". La etiqueta 4010 EP Food se puede aplicar en origen en el momento de fabricación y elaboración de los productos o directamente en el punto de venta. La nueva etiqueta antihurto mantiene su rendimiento mejorado a lo largo de toda la cadena de suministro, incluso después de que el producto haya sido almacenado en un congelador.