Durante estos últimos seis años, Chocolates Trapa ha crecido ejercicio tras ejercicio hasta casi multiplicar por diez sus volumen de ventas de 2013 (1,5 millones de euros). En 2019 alcanzó los 12 millones de euros de facturación, consolidándose así la cifra lograda en 2018. El aumento de ventas de la marca durante 2019 fue de un 45% dentro del territorio nacional, en 2018 ya habían crecido un 44%, y cerca de un 10% fuera de nuestras fronteras, donde cuenta ya con presencia en más de 50 países. Asia y Oriente Medio representan sus principales mercados en la actualidad.

Trapa ha llevado a cabo una fuerte inversión, de más de 30 millones de euros hasta el momento, en la ampliación y el equipamiento de la fábrica, ubicada en Palencia, en equipo humano y en I+D+i

La empresa ha emprendido un nuevo rumbo asentada en tres pilares fundamentales, innovación, diseño y conciencia social y medio ambiental y ha llevado a cabo una fuerte inversión, de más de 30 millones de euros hasta el momento, en la ampliación y el equipamiento de la fábrica, ubicada en Palencia, en equipo humano y en I+D+i.

En palabras de Gerardo Fernández Calvo, presidente y consejero delegado de Chocolates Trapa, “gracias a nuestra apuesta por la innovación, hemos conseguido ser la empresa chocolatera más moderna de España y uno de los referentes en Europa en cuanto a fórmulas y procesos de fabricación”. Las expectativas de continuar con esta línea de crecimiento sostenido han llevado a la compañía a la puesta en marcha de un nuevo plan inversor de 10 millones de euros repartidos desde 2020 hasta 2025.

Chocolates Trapa cuenta con una red de más de 120 distribuidores en España y una completa tienda online. El aumento de ventas en el territorio nacional es consecuencia, por un lado, de la ampliación de su porfolio de productos, que incluye ya cerca de 290 referencias, y, por otro, de las mejoras introducidas en las formulaciones tradicionales, gracias al esfuerzo dedicado a investigación, adaptándolas a los más altos estándares de calidad y a las nuevas tendencias de consumo.

En este sentido, a lo largo de 2019, Chocolates Trapa ha actualizado y ampliado su gama para enfocarla a las exigencias del público actual, que busca disfrutar siendo respetuosos con el entorno y es cada vez más consciente de lo que ingiere, limitando el consumo de azúcares añadidos para cuidarse sin renunciar al sabor. La empresa ha eliminado de todo su porfolio, que además no contiene gluten, las grasas hidrogenadas y los ácidos grasos trans y ha conseguido suprimir, a lo largo de 2019, el aceite de palma de todos sus productos.

Entre ellos, de uno de los más emblemáticos de la marca: los Cortados. Coincidiendo con el 50 aniversario de estos bombones cuadrados, Trapa renovó su receta, eliminando el aceite de palma, y el diseño de su estuche, ahora mucho más actual.

Entre otras novedades, en 2019 también amplió su colección de turrones con dos nuevas referencias de turrón crujiente según la receta centenaria de los monjes trapenses, aunque actualizada para adaptarse a dichas demandas de consumo: sin gluten, grasas hidrogenadas ni ácidos grasos trans. Además, la firma, que ya cuenta con una gama de tabletas con estevia y bombones sin azúcar, ha lanzado una nueva gama de tabletas de chocolate 0% azúcares añadidos y un nuevo formato de Trapamilk (ahora con tres unidades), el snack de chocolate con alto contenido en leche, que está exento de gluten, aceite de palma y grasas hidrogenadas y trans.