AMDPress.- El grupo Coca-Cola ha concluido las negociaciones que mantenía desde el pasado enero con la adquisición de la marca de Aguas de Santolín, propiedad hasta ahora de sus embotelladores Casbega y Norbega, con lo que entrará este año de lleno en el sector del agua mineral en España. La compañía tendrá que competir entre otras marcas con Danone, Pascual y Vichy Catalán, en un mercado que registra en los últimos años un consumo cercano a los 100 litros per cápita.

En un principio, el manantial continuará siendo propiedad de los embotelladores, que serán los encargados de gestionar el envasado y distribución de la marca, imitando así el modelo con el que opera la compañía en España, único en el mundo. Aunque Coca-Cola no descarta en un futuro gestionar todo el proceso de elaboración del producto. Santolín es la primera compra de una marca consolidada en España por Coca-Cola desde que esta empresa se implantó en España.