Coca-Cola ha conseguido aumentar en un 21% su beneficio neto durante el segundo trimestre, a pesar de que su facturación cayó un 3% y no alcanzó su objetivo de ventas. El beneficio neto alcanzó 1.120 millones de dólares (1.287 millones de euros o 214.144 millones de pesetas), frente a los 926 millones de dólares del segundo trimestre del año anterior.

El incremento de las ventas en Asia y Africa, y el aumento de las unidades vendidas en un 3% en Norteamérica, no impidió que los ingresos totales cayeran un 3% en el trimestre, hasta 5.290 millones de dólares (1.011.448 millones de pesetas). Tampoco cumplió el objetivo de aumentar en un 4% el número de unidades vendidas, ya que sólo creció un 3%.