Aral Digital.- Compañía Cervecera de Canarias (CCC), uno de los mayores grupos industriales del Archipiélago canario, ha obtenido un incremento de su beneficio de sus actividades ordinarias de 25 millones de euros durante el último año, cifra que representa un crecimiento del 15,8% respecto al pasado ejercicio.

La facturación de la compañía se situó en los 140,8 millones de euros y los gastos se situaron en los 116,2 millones de euros. La cartera de bebidas complementarias distribuidas por CCC ha pasado del 0,5% al 3,5% de su volumen total de ventas durante el último año, permitiendo mantener un importante aumento en un entorno poco favorable.

Estas cifras se desprenden de las cuentas formuladas por el Consejo de Administración a cierre del ejercicio abril 2006/marzo 2007, auditadas y pendientes de aprobación por parte de la Junta General de Accionistas, y presentadas hoy a los medios de comunicación.

La cifra de negocio de la compañía, que se situó en los 140,8 millones de euros (un 8,7% más que la cifra obtenida el pasado año), ha estado enmarcada en un contexto de ligero descenso del mercado de cerveza en el Archipiélago (-0,7%), debido principalmente a la caída del consumo per cápita (motivada por una climatología adversa, una menor renta disponible de las familias por su mayor endeudamiento o el repunte del desempleo), y a una reducción del gasto del turismo internacional, no compensado por el ligero incremento de visitantes.

La cartera de bebidas complementarias distribuidas por CCC ha experimentado un aumento destacado en su volumen de ventas, pasando del 0,5% al 3,5% del volumen total de la compañía durante el último año, contribuyendo al sólido crecimiento de los resultados globales y aumentando su competitividad en nuevos sectores que presentan grandes oportunidades de crecimiento.

Para Alfonso Bosch, Consejero Delegado de CCC, “a pesar de un contexto altamente competitivo, influenciado, además, por elementos desfavorables al consumo, como la climatología adversa o la reducción del gasto del turismo internacional, la compañía ha logrado mejorar de nuevo su posición en el mercado. Para ello, ha sido clave la acertada política de diversificación, y la apuesta firme y decidida por conseguir la excelencia en todos los aspectos del negocio, optimizando los procesos de fabricación y distribución, a la vez que reduciendo nuestro el impacto en el entorno”.

En lo que al empleo se refiere, la compañía cuenta con cerca de 900 empleos directos y más de 13.000 indirectos, lo que la convierte en una de las principales empresas canarias generadoras de riqueza y desarrollo para la economía del Archipiélago. Además, durante el pasado ejercicio, el 91,5% de la plantilla participó de forma activa en 19.000 horas de actividades de formación especializada en diferentes ámbitos de gestión, incrementándose un 12% las horas de formación y desarrollo dedicadas por parte del equipo humano respecto al pasado año.