En línea con la estrategia de la compañía de proporcionar alimentos saludables y sostenibles, Congalsa acaba de lanzar sus dos primeros productos elaborados con ingredientes procedentes de agricultura ecológica. Se tratan de nuevas referencias para dos de sus líneas de producto más diferenciadoras: los rollitos de primavera bio y las empanadillas horneables bio.

Por un lado, los rollitos de primavera bio completan una gama que consta ya de tres recetas (de vegetales, pollo al curry y mejillón con wakame), mientras que las empanadillas bio de champiñones y berenjenas se suman a las ya presentes en su catálogo de empanadillas para horno, con rellenos de carne, pollo tex-mex o pizza.

“Detrás de estos dos nuevos lanzamientos está la apuesta de Congalsa por seguir innovando en la categoría de alimentos preparados ultracongelados, proporcionando una mayor variedad de productos en un momento de creciente preocupación por el bienestar, la salud y el medio ambiente”, explica Julio Simarro, director de Marketing y Ventas.

Adaptación a la dieta vegana, vegetariana y flexitariana

Las nuevas tendencias en alimentación marcan también la agenda de desarrollos de la compañía, por lo que estas dos nuevas recetas buscan satisfacer las necesidades de la creciente demanda del consumidor ‘veggie’. Las motivaciones del comprador de productos de origen vegetal son variadas, pero un factor determinante es la preocupación por la alimentación y la calidad de los productos que adquiere. Por este motivo, Congalsa apuesta por desarrollar productos 100% naturales y libres de aditivos.

“En los últimos años, un número creciente de consumidores ha apostado por reducir o eliminar de su dieta los alimentos de origen animal, y lo que hace cuatro o cinco años podría parecer una moda, es hoy en día una tendencia consolidada”, afirma Julio Simarro.

Certificación ecológica

Los dos nuevos productos bio de Congalsa han sido sometidos a los programas de trazabilidad y control que exige la normativa europea y están avalados por el sello certificador del Consejo Regulador de la Agricultura Ecológica de Galicia. Estos dos sellos garantizan la procedencia de los ingredientes utilizados y facilitan al consumidor la tarea de identificar el producto ecológico en el canal convencional.