AMDPress.- La bodega Covitoro inauguró recientemente unas nuevas oficinas de 400 m2, en las que se albergan los despachos de administración, comercial y dirección y una sala de reuniones. Asimismo, el edificio cuenta con un salón comedor de 50 plazas, y una nave de crianza en el subsuelo con 700 barricas.

Estas nuevas instalaciones, junto con futuros trabajos de ampliación y modernización, entre los que destacan una nueva recepción, un sistema de descarga y la adquisición de nuevos depósitos, constituyen, junto con el incremento de las ventas y el refuerzo de la línea comercial de sus vinos, los objetivos prioritarios del nuevo equipo directivo de la bodega. Todas estas actuaciones supondrán un desembolso cercano a los 1,8 millones de euros, según la propia cooperativa.

Ubicada en Toro, Covitoro fue fundada en 1974 por viticultores de la zona como sociedad cooperativa y comenzó su andadura en 1978. Desde entonces, elabora las uvas del millar de hectáreas de viñedos de sus socios, situadas dentro de la D.O. Toro. El 25% de la producción se exporta, principalmente a la UE y EE UU.

Durante la última campaña, la producción de Covitoro aumentó en un millón de kilos de uva, hasta los cuatro millones de kilos, esperando alcanzar los cinco millones en 2007. La cooperativa facturó tres millones de euros en 2003 y comercializó 1,03 millones de botellas. De ellas, la mayoría corresponde a vinos jóvenes, tintos, rosados y blancos, bajo la marca Cermeño. Por su parte, los crianzas Gran Cermeño suponen el 10% de la producción y los reservas Marqués de la Villa sólo un 1%.