El grupo Dulcesol, fabricante de pastelería y bollería, da un paso más en su investigación para elaborar productos con ingredientes sanos a precios asequibles. Su último lanzamiento es la gama Innova, una colección de productos mediterráneos, ricos en fibra y bajos en grasa y azúcares, algunos de los cuales contienen la microalga Chlorella, famosa por su poder regenerador. Para hacer de esta gama un sinónimo de la alimentación equilibrada, la firma dedica un gran esfuerzo e inversiones sustanciosas en I D(más de 3 millones de euros en los últimos 3 años).

La alga Chlorella es un organismo unicelular, rico en pigmentos naturales como la clorofila y el beta caroteno, con propiedades antioxidantes. Posee un elevado contenido en proteínas vegetales de alto valor nutritivo, ácidos grasos omega-3 y vitaminas del grupo A, B (B2, B3, B5, B6 y B12), C y E.

El grupo Dulcesol cuenta con una planta de producción de Chlorella en Villalonga (Valencia), donde su cultivo se lleva a cabo de forma natural, segura y sin emplear organismos genéticamente modificados (OGMs). Al disponer de unas instalaciones de esta clase, la firma ha logrado abaratar sus procesos y, por tanto, los productos finales, pudiendo ofrecer calidad y salud al precio más bajo. Su cultivo resulta, por añadidura, beneficioso para el medio ambiente, ya que producen una gran cantidad de O2 y captan CO2 de la atmósfera.

La revolucionaria Chlorella está presente en la gama Innova de la marca Dulcesol, concretamente en los panecillos con algas, las valencianas de cacao y las tres variedades de bocaditos (de calabaza, de pera y yogur y de naranja). La línea incluye también otros productos sin microalgas, muy bajos en grasas, azúcares y sal: magdalenas (-40% grasa y -60% azúcares), croissants (-50% grasa y -20% sal) y pan de leche (-50% grasa y -20% azúcares), además de valencianas con omega 3 y palmeras integrales. Son productos que sorprenden por su ligereza, al ser ricos en fibra de salvado de trigo, que contribuye a la aceleración del tránsito intestinal.