AMDPress.- Ebro Puleva ha anunciado el cierre de la planta de su filial Azucarera Ebro en Ciudad Real, que emplea a un total de 50 trabajadores, tras la decisión que los agricultores de la zona tomaron de no cultivar remolacha en la campaña 2006-2007.

La compañía, que pretende amortizar los puestos de trabajo a través de 35 prejubilaciones y 15 despidos, no ha determinado aún el impacto económico que el cierre de esta fábrica tendrá en los resutados consolidados del grupo, que dependerá de los términos en que se produzca la reordenación global del sector azucarero tras la aprobación de la nueva Organización Común de Mercado (OCM) del azúcar por la UE y su aplicación en España.

No obstante, Ebro Puleva considera que el efecto “no será significativo, dado el pequeño tamaño de la planta y su reducida contribución a su cuota anual de producción”. En concreto, la compañía detalló que los activos de la planta no alcanzan un valor de 5 millones de euros y que produce unas 22.000 tonedalas del total de 700.000 que representa la producción total anual del grupo.

Ebro Puleva considera como "inevitable" el cierre de esta planta tras una reciente reunión de organizaciones agrarias de la zona en la que, tras analizar las circunstancias actuales de los cultivadores de remolacha de la zona y el nuevo marco normativo aprobado por la UE, decidieron aconsejar a sus asociados no cultivar remolacha en la campaña 2006/2007.