El primer consejo de administración del grupo Ebro Puleva tras la fusión, celebrado ayer, acordó la constitución de una filial para el negocio del azúcar a través de la constitución de una sociedad de responsabilidad limitada, íntegramente participada por la empresa, según informó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). La nueva sociedad denominada Azucarera Ebro, S.L., tendrá su sede en Valladolid y, presidida por Eugenio Ruiz-Gálvez, se prevé que realice el 32% de la facturación global del grupo.