Pese a la dura situación a la que se enfrentan las economías domésticas, más del 60% de los españoles está dispuesto a gastar más en productos de alimentación de calidad, según se desprende de los resultados del último estudio AIMC Marcas relativos al consumo y actitudes de los ciudadanos respecto a sus nuevos intereses en la alimentación. Y es que se presta cada vez más atención a su alimentación en beneficio de su propia salud. Según dicho estudio, realizado a lo largo de 2012, llevar un estilo de vida saludable sigue siendo un referente para los españoles. Un 76,6% de la población reconoce que para estar en forma y llevar una vida sana "es importante utilizar productos sanos y naturales". Respecto al tipo de dieta, para el 88,4% la cocina mediterránea es la que más les gusta, y para siete de cada diez españoles también es muy importante adquirir productos frescos. Un 63% de la población, además, está bastante de acuerdo en que "comer mucha verdura" es sinónimo de bienestar. La preocupación por lo que comemos también se traslada a otros momentos del día fuera de las comidas principales. Cuando decidimos tomarnos un respiro para picar algo, la fruta es nuestro tentempié favorito con el 68,6%, seguido de los frutos secos, con el 60,5%. Pero no siempre es fácil "estar alerta" y caemos en otras tentaciones como las patatas fritas (50,8%) o también el chocolate (53%).

En 2012 cerca del 55% de los españoles reconoció "gastar mucho dinero" en comida. Un 59,5% de la población es consciente de la importancia de seguir una buena alimentación, motivo por el que están dispuestos a pagar más por productos de calidad. También existe un interés en gastar más en productos con denominación de origen controlado (que pasan del 10,8% en 2011 al 14,7% el pasado año), así como en productos procedentes de granjas (del 12,3% en 2011 al 18.8% en 2012). La crisis también influye en la compra de artículos que suponen un mayor gasto como, por ejemplo, la carne ecológica, cuyo consumo habitual ha descendido hasta situarse en el 6,2%, o los productos lácteos ecológicos, cuyo consumo habitual en 2012 fue, con un 5%, casi 2,5 puntos inferior al de 2011. Pero también somos conscientes de la situación de aquellas personas que lo pasan peor y se otorga mayor importancia a los productos de comercio justo, que crecen del 6,2% en 2011 hasta alcanzar casi el 10% en 2012.

El consumo de los productos dietéticos han experimentado un constante crecimiento. De hecho, de 2011 a 2012, se incrementó en 1,5 puntos hasta alcanzar el 22,6% en 2012. Pero también hay un cierto tipo de alimentos que, aunque no sean los preferidos, despiertan un interés creciente y por lo tanto tienen cada vez más importancia, como, los productos ecológicos (que, con un 15,5% suben más de 5 puntos respecto a 2010); los que aportan energía (que, con el 18% incrementan su consumo un punto respecto a 2010); los productos con sabores nuevos (que aumentan 2,5 puntos y se sitúan en un 12,1% respecto a 2010); los productos que ayudan a mantener la línea (que suben 1,2 puntos y se sitúan en un 9,7% respecto a 2010); los adelgazantes que, pese a representar sólo el 6%, experimentan un importante aumento de 2,1 puntos respecto a 2010.