ARAL Digital.- Ebro Foods obtuvo un beneficio neto en gestión continua de 151,6 millones de euros durante el ejercicio 2011, lo que representa un 17,6% más que en el año 2010. “El beneficio neto obtenido durante 2010 no es comparable con el de 2011 por incluir aquél el resultado de la venta del negocio lácteo”, señala la compañía en un comunicado. El importe neto de la cifra de negocio se situó en 1.804 millones de euros, un 7% superior al del ejercicio precedente.

Por su parte, el resultado bruto de explotación (Ebitda) aumentó un dos por ciento, hasta 273 millones de euros, mientras que la deuda neta de la compañía se situó en 390 millones de euros al cierre del ejercicio.

El importe de la deuda, según destaca Ebro, incluye el pago de la compra del negocio arrocero de SOS (205 millones de euros), el pago de un dividendo extraordinario (23 millones), la compra de acciones de Deoleo (50 millones), la adquisición de autocartera (54,5 millones) y la compra de las marcas No Yolks y Wacky Mac (38 millones).

"Un año más la compañía ha demostrado la solvencia y fortaleza de su modelo de negocio, al haber resistido satisfactoriamente los envites de factores exógenos como el tipo de cambio o la inflacionista curva del precio de las materias primas, que ha supuesto un coste adicional en torno a los 100 millones", explica el grupo presidido por Antonio Hernández Callejas.

La compañía apuntó que la tendencia generalizada a la baja en el precio de las materias primas para este año 2012 y su "holgada posición financiera" la sitúa en una "favorable situación para continuar creciendo en el futuro".