AMDPress.-La multinacional agro-holandesa Unilever ha cerrado el primer semestre del presente ejercicio con un beneficio neto de 1.150 millones de euros (191.343,9 millones de pesetas), lo que supone un descenso del 7% respecto al mismo periodo precedente. Sin embargo, el grupo, que se encuentra en un periodo de reestructuración que incluye la supresión de 25.000 empleos, el cierre de plantas y la venta de marcas consideradas no estratégicas, impulsó en el segundo trimestre del presente ejercicio su resultado neto hasta los 871 millones de euros (144.922 millones de pesetas), un 47% más, gracias a los ingresos extraordinarios de 484 millones de euros (80.530,8 millones de pesetas) procedentes de la venta de algunos de sus negocios europeos y de los cambios de divisas.

El beneficio neto, excluyendo dichos atípicos sufrió una caída del 36%, hasta 491 millones de euros (81.695,5 millones de pesetas), debido a las amortizaciones del fondo de comercio que Unilever ha realizado por la adquisición el año pasado de las compañías Besftoods, Ben & Jerry's y SlimFast, que de forma conjunta han supuesto una inversión de 31.823 millones de euros (28.000 millones de dólares). La facturación de Unilever, contando con la incorporación de estas nuevas adquisiciones ha crecido un 15%, hasta los 13.690 millones de euros en el segundo trimestre.