Aral Digital.- El gasto total en alimentación y bebidas en España ascendió en 2010 a 88.061,7 millones de euros, lo que supone un descenso del 2,8% respecto al año anterior, según datos aportados por el Ministerio de Medio Ambiente Rural y Marino (MARM) incluidos en el Informe de Mercasa sobre Producción, Industria, Distribución y Consumo en España 2011, presentado hoy, 26 de octubre, en Madrid.

La participación de los hogares en este gasto se cifra en 67.086,2 millones de euros (un 76,2% sobre el gasto total), los establecimientos de hostelería y restauración alcanzaron un gasto de 18.504,9 millones (un 21%), mientras que el consumo social e institucional fue de 2.470,6 millones de euros (un 2,8%).

En la demanda de alimentación de los consumidores españoles priman los productos frescos; en este sentido, la carne supone un 20,7% sobre el gasto total, las patatas, frutas y hortalizas frescas un 14,3%, los pescados un 12,2% y el gasto en pan alcanza el 5,6%. Al mismo tiempo, también se configuran como partidas relevantes en el gasto alimentario la leche y derivados lácteos (11,2%), los productos de bollería y pastelería (3,6%), el aceite de oliva (1,4%) o los platos preparados (3,3%).

El gasto por persona en alimentos y bebidas para el consumo en el hogar alcanza los 1.460,4 euros en 2010, por lo que la media de gasto mensual se sitúa en 121,7 euros. Por otro lado, “durante los últimos años se viene observando un consumo significativo de alimentos y bebidas para tomarlos fuera del hogar”, indica Mercasa. Así, el año pasado el gasto de la hostelería y restauración ascendió a 18.504,9 millones de euros (-3,2%) y en las instituciones alcanzó 2.470,5 millones (-2,9%).

En cuanto a las ventas netas de productos de la industria alimentaria ascendieron a 81.369 millones de euros durante 2010, lo que supone el 15,8% del total de ventas netas del sector industrial español y el 7,7% del PIB español. Estos datos representan un incremento en valor del 0,5% respecto al año anterior. Descontando la inflación, es decir, en euros constantes, la producción del sector se redujo un 2,5% frente al descenso del 4,2% experimentado en 2009.

Por su parte, el valor de la producción de la rama agraria (PRA) española ascendió a 39.032,6 millones de euros (corrientes), al tiempo que las subvenciones netas a los productos (subvenciones de explotación) supusieron 6.183,6 millones de euros. Con respecto a la campaña precedente, la producción de la rama agraria supuso un aumento en valor del 1,2%.