ARAL Digital.- El consumo de los helados está cada vez más instalado a lo largo de todo el año. Esta tendencia se explica con el aumento progresivo del helado consumido en hogares, que el pasado año 2011 fue del 41%, frente a un 34% en 2003. El resto del producto (59%) se consume en el mercado de foodservice, tanto en formatos comerciales de impulso como en los distintos establecimientos de restauración. En cuanto a datos de consumo globales, los elaborados por la Asociación Española de Fabricantes de Helados registraron en 2011 un aumento del 3,1% respecto al año anterior, llegando a los 304 millones de litros, y revirtiendo así la tendencia bajista del año anterior. El crecimiento del mercado lleva a un consumo per cápita de casi 6,5 litros, situándonos en un rango medio de consumo en el entorno europeo.

Según el sector heladero, si se confirman las buenas condiciones meteorológicas para este verano, se estima que en esta campaña los españoles consumirán un 2% más que el año pasado, incremento que vendría a compensar la contracción del consumo a causa de la crisis así como la campaña del año pasado, donde julio tuvo un comportamiento climatológico irregular.

El abanico de productos, gracias a la gran inversión que destina la industria heladera a la renovación de sus catálogos, es cada vez mayor y las alternativas son múltiples. Incluso las nuevas tendencias en otras categorías de la alimentación, los nuevos formatos, sabores y texturas, así como los productos bajos en calorías, se ven reflejadas en los helados de las principales empresas heladeras de España y que pertenecen a la Asociación.