El mercado de platos preparados prolongó su tendencia de crecimiento en 2012, año en el que registró una tasa de variación del 2,4%, hasta los 2.375 millones de euros, según DBK, filial de Informa D&B (Grupo CESCE). Tanto las ventas de platos congelados como las de platos refrigerados experimentaron un crecimiento próximo al 3%. Así, el mercado de platos congelados alcanzó la cifra de 915 millones de euros, destacando el aumento del consumo en hogares de productos con base de carne y pasta. Por su parte, el valor del mercado de platos refrigerados se situó en 890 millones de euros, apreciándose un crecimiento de la demanda de tortillas, así como de productos de carne, pasta y arroz, entre otras variedades. El segmento de otros productos se valoró en 570 millones de euros, un 0,9% más que en 2011, con un buen comportamiento del consumo de conservas de carne. Las previsiones de evolución del mercado a corto plazo apuntan a un nuevo crecimiento, a pesar tanto de la debilidad del gasto de los hogares en alimentación y hostelería como de la notable presión sobre los precios.

Para el cierre de 2013 se prevé un incremento del 1%, hasta el entorno de los 2.400 millones de euros, que podría elevarse hasta cerca del 3% en 2014, en un contexto económico menos adverso. El número de empresas presentes en el sector se mantiene en torno a 375, toda vez que el cese de actividad de algunas, propiciado por el notable aumento de la rivalidad y la dificultad de acceso a financiación, se ha visto compensado por la entrada de compañías procedentes de sectores relacionados. El volumen de empleo se ha reducido en los últimos años, situándose en 2012 en 8.250 trabajadores, como consecuencia de los ajustes efectuados por las empresas para hacer frente a la caída de la rentabilidad del negocio. Los cinco primeros operadores alcanzaron una cuota de mercado conjunta del 37,6% en 2012, porcentaje que se elevó hasta el 47,8% al considerar a los diez primeros.