Picar entre horas no es sinónimo de una mala alimentación, sino que es una oportunidad para mantener una dieta sana y equilibrada que ayude a mantener la línea y permita cumplir con las obligaciones diarias de una forma saludable. Así lo considera el 56% de los españoles, que come fruta como tentempié. No obstante, los españoles son golosos por excelencia hasta el punto de que el chocolate sigue siendo el producto estrella, al ser elegido por el 58% de los consumidores para "matar el gusanillo", según refleja el informe "Los snacks en la dieta", elaborado por la consultora Nielsen.

Aunque esta tendencia a consumir productos saludables no debería sorprender en un país que es la "huerta de Europa", donde la fruta y la verdura son la segunda partida en importancia en gasto en la cesta de la compra, el informe de Nielsen indica que queda camino por recorrer en el mercado de aperitivos, ya que los europeos nos llevan la delantera en cuanto a snacks saludables se refiere. Así, el 62% prefiere la fruta frente a cualquier otro tipo de snack, cinco puntos por encima de la media española.

Ampliando posibilidades

El estudio, realizado entre 30.000 consumidores en 60 países, revela cómo los consumidores están ampliando posibilidades a la hora de tomar un piscolabis o comer de manera informal. Ya no sólo el sabor es importante: el snack puede ser también saludable, sobre todo teniendo en cuenta que el 36% de los hogares sustituye la cena tradicional por un pequeño "picoteo" y el 27% en el caso del almuerzo. La mayor conciencia sobre la importancia de lo natural ha hecho que algunos fabricantes lancen productos innovadores, impulsan este mercado tan competitivo.

Respecto al lugar de consumo, aunque cada vez son más los españoles que "pican" algo fuera de casa, el hogar es el sitio preferido para el 74% de los consumidores. De hecho, siete de cada diez consumidores echan mano de los snacks cuando está con la familia y amigos. Este elemento, junto con la inclinación de los hogares a contener su gasto, consumiendo en casa buena parte de lo que antes consumían fuera para ahorrar, confirma el efecto "vuelta a la madriguera" ya avanzado por la consultora en su informe Nielsen 360.

Respecto a los canales de compra, los supermercados son los establecimientos preferidos para el 94% de los consumidores de snacks, seguidos por los hipermercados (con el 83%) y las tiendas de conveniencia (55%).

Según Nielsen, en los últimos años se observa un trasvase desde el canal tradicional hacia el canal organizado, especialmente hacia los supermercados. Este cambio conlleva nuevos retos para los fabricantes y distribuidores, al perderse el factor "impulso".