El pulpo de las cofradías gallegas de Fisterra, Corcubión, Lira, Muros, O Pindo y Porto do Son empezará a comercializarse bajo la marca "Pulpo de lonja". Se trata de una nueva iniciativa de los pescadores gallegos para poner en valor uno de los recursos pesqueros más identificativos de la zona y que en muchas ocasiones se ve desplazado por el pulpo congelado procedente de otros países como Portugal o Marruecos.

En un momento en el que cada vez más compradores empiezan a dar importancia al producto fresco, adquirido cerca de la zona donde se consume, la marca Pulpo de Lonja tiene como objetivo el que los consumidores puedan saber que están disfrutando de un verdadero pulpo gallego. Igualmente, para facilitar la identificación, las superficies que comercialicen el pulpo de la marca Pulpo de Lonja recibirán unas etiquetas identificativas con las que comunicarlo en los propios lineales de fresco.

Durante los próximos meses se llevará a cabo una campaña de difusión para dar a conocer esta marca entre los consumidores a través de acciones de comunicación en Internet, en medios de comunicación y en el propio punto de venta.

Este pulpo con marca propia se comercializará a través de la plataforma "Lonja en la Red", una central de ventas que se presentará en las próximas semanas y que permitirá a los compradores adquirir el pulpo de estas seis cofradías directamente desde el ordenador. "Lonja en la Red" viene a satisfacer una de las aspiraciones del Grupo de Acción Costeira 4 (GAC 4) que buscaba agrupar la producción de varias cofradías para poder satisfacer las necesidades de los grandes clientes y superficies de distribución. Han sido seis las lonjas participantes, un hito en la cooperación entre cofradías, y está previsto que en el futuro puedan incorporarse otras como la de Noia y Portosín.