Europastry ha aumentado, en los últimos tres años, un 60% la venta de sus Roscones de Reyes. Una tendencia que la empresa espera que se mantenga estas Navidades. Las claves de este crecimiento, según la compañía, son la capacidad para adaptarse a las nuevas demandas con un porfolio de productos más amplio y a medida del consumidor. Así pues, Europastry tiene en cuenta nuevos formatos y ha lanzado productos atractivos para el público infantil.

Los consumidores se muestran cada vez más concienciados sobre la necesidad de eliminar de su dieta las grasas parcialmente hidrogenadas y los colorantes artificiales, con el objetivo de adquirir unos hábitos de alimentación más saludables. Esta preocupación también queda reflejada en el consumo de este dulce navideño. Según explica Pere Roche, panadero de Europastry, "todos nuestros productos se elaboran sin colorantes artificiales ni alimentos modificados genéticamente y evitando en lo posible los aditivos artificiales. Asimismo, nuestra compañía fue pionera en España en eliminar las grasas parcialmente hidrogenadas de sus productos".

Otro de los puntos fuertes de la compañía ha sido su capacidad para adaptarse a las nuevas necesidades de los consumidores, adaptando sus Roscones y los formatos en los que estaban disponibles. "Ahora los consumidores pueden encontrar formatos desde 133gr para consumo individual hasta casi de 1kg para compartir con toda la familia", asegura Roche.

Otra de las tendencias que ha detectado la compañía es el auge en la demanda de Roscones tematizados, especialmente con los motivos y personajes más populares entre los más pequeños. Por ello, este año Europastry ha apostado por ampliar su porfolio con un lanzamiento muy especial: el Roscón de la película Frozen de Disney.