AMDPress.- La Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) ha emitido un comunicado en el que apunta su preocupación por el lanzamiento al mercado de un nuevo producto por parte de Aceites (Borges Pont), que no cumple la normativa vigente. Se trata de una mezcla de aceite de girasol y aceite de oliva virgen extra, que recibe el nombre comercial de Borgefrit, según figura en el apartado de “Novedades” de la página web de esta entidad.

La mezcla de aceites de oliva con los de semillas, como es el caso del de girasol, figura entre las prácticas prohibidas referidas a las industrias del sector a nivel español, de acuerdo con lo que establece la Reglamentación Técnico-Sanitaria de aceites vegetales comestibles.

A nivel comunitario, estas mezclas de aceites, declaradas y vendidas como tales, no están prohibidas, pero son fuente de divergencia entre los Estados miembros. En cualquier caso, el etiquetado no debe inducir a error al comprador y, además, debe indicar la cantidad de los ingredientes incluidos en la mezcla. Además de España, está prohibida la fabricación de este tipo de aceites para la venta en su territorio en Bélgica, Italia, Grecia y Portugal.

Para las cooperativas agrarias de Cataluña, estas mezclas se aprovechan del prestigio reconocido, la imagen positiva y la calidad del aceite de oliva, mientras que el valor nutritivo y los efectos favorables para la salud no son los mismos.