AMDPress.- La Federación Española de Bebidas Espirituosas (Febe) expresó su "decepción" por la decisión de la Comunidad de Madrid de revisar la Ley de Drogodependencias y Otros Trastornos Adictivos, popularmente conocida como “Ley antibotellón”, con el fin de permitir a las gasolineras vender cerveza, vino, sidra y champán, todas ellas con graduación inferior a 20º.

En declaraciones a Europa Press, el director gerente de la Febe, José Ramón Fernández, dijo que esa modificación normativa "sólo trata de resolver un problema de cifra de negocio" de las estaciones de servicio, a las que la “Ley antibotellón” prohíbe actualmente la venta de todo tipo de bebidas alcohólicas.

A su juicio, ésta no es una revisión "oportuna" del texto legal y, además, "no se entiende ni por razones científicas, ni de protección de la salud ni del menor". Fernández sostiene que las gasolineras "no son el sitio más indicado para vender alcohol, independientemente de la graduación de las bebidas". Así, destacó que es "muy importante luchar contra la permisividad existente hacia el binomio alcohol-conducción" y advirtió que las gasolineras van dirigidas, por definición, a "un colectivo de riesgo" como son los conductores.