AMDPress.- “La gripe aviaria no es una crisis alimentaria, sino un problema de sanidad animal”, ha asegurado Félix Lobo, presidente de la AESA (Agencia Española de Seguridad Alimentaria), en la mesa redonda del IV Congreso de Seguridad Alimentaria, que tuvo lugar ayer en Barcelona en el marco del II Foro de la Seguridad de los Productos y la Trazabilidad (ID Forum), iniciativa de AECOC y Fira de Barcelona. Asimismo, durante el día de hoy se están celebrando en este mismo contexto las II Jornadas de Trazabilidad, que comenzaron ayer.

Durante la mesa redonda inaugural del IV Congreso de Seguridad Alimentaria, Lobo ha señalado que actualmente no existe riesgo de contraer esta enfermedad a través de la ingestión de alimentos y que, en el caso de registrarse una pandemia de gripe aviaria, no nos encontraríamos ante una crisis alimentaria. El presidente de la AESA ha reivindicado el liderazgo de la Agencia a la hora de garantizar la coordinación entre las diferentes Comunidades Autónomas, con competencias exclusivas en este ámbito, a pesar de que esto se ha calificado como asignatura pendiente por algunos de los representantes de la industria y la distribución participantes en el acto. No obstante, Lobo ha insistido en que la seguridad alimentaria está garantizada a través de la aplicación del reglamento europeo, de obligado cumplimiento.

En los próximos meses, la AESA pondrá en marcha el Plan Avanzado de Control Alimentario, que está desarrollando en coordinación con las CC AA. Este plan incluye medidas de impacto directo en el consumidor, como la obligatoriedad de someter a los pollos a mayores medidas de higiene y la congelación previa de pescados que se consuman crudos o poco cocinados en los establecimientos de restauración, que entrarán en vigor antes de la próxima primavera.

En 2005 se registraron en España 235 alertas alimentarias de diversa índole, según datos de la AESA. Este dato confirma, según Juan José Guibelalde, presidente de AECOC, que en nuestro país existen cada vez mayores medidas de control y detección de problemas, que evitan que se produzcan más crisis. Guibelalde ha destacado, asimismo, el importante papel que están desarrollando la industria y la distribución para garantizar al consumidor que los productos que llegan a su hogar son totalmente seguros. Según el presidente de AECOC, en España tenemos unos niveles de seguridad alimentaria sin precedentes, gracias al trabajo y esfuerzo coordinado de todos los agentes implicados.

Organizado por AECOC en colaboración con FIAB, ASEDAS y ANGED, el IV Congreso de Seguridad Alimentaria también ha abordado temas como los efectos de las crisis alimentarias en los hábitos de consumo de los españoles y la influencia de los medios de comunicación en los procesos de compra.