La Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas, Fiab, ha organizado unas jornadas en Marbella en el marco de la reunión de seguimiento del proyecto europeo Sinergia. En esta reunión se dieron a conocer otros proyectos de similar temática para su capitalización; como es el caso de Cool Save, Greenfoods, Agroenvironmed y Pacman. En estas jornadas, también se han presentado los últimos resultados de estos proyectos entre empresas agroalimentarias andaluzas, con el fin de mejorar la eficiencia energética de las pequeñas y medianas empresas del sector agroalimentario que operan en el área mediterránea mediante la transferencia de nuevas tecnologías. 

Las actividades realizadas en el marco de este proyecto europeo estan financiadas por el Programa de Cooperación Transnacional-MED y se desarrollará en siete regiones del eje mediterráneo donde la industria agroalimentaria es muy representativa (Italia, Francia, Eslovenia, Grecia, Albania, Croacia y España), proponiendo el uso de energías renovables y procesos innovadores más eficientes. Para el desarrollo de este proyecto, la Comisión Europea lo ha dotado de dos millones de euros. Durante las diferentes presentaciones se realizó un seguimiento de los resultados de las actividades desarrolladas dentro de los proyectos financiados por el programa y los nexos con otros programas de temática similar.

Para Federico Morais, director de Innovación de Fiab, "con la celebración de estos encuentros pretendemos incrementar el impacto de la cooperación transnacional en materia de eficiencia energética mediante la puesta en común, difusión y transmisión de las políticas regionales y nacionales realizadas y de los resultados alcanzados. Con programas como Sinergia -continúa Morais- acercamos la innovación a las empresas del sector agroalimentario para darles la oportunidad de mejorar su eficiencia como herramienta de ahorro, de sostenibilidad y competitividad". 

Además, se organizaron tres grupos de trabajo entre todos los participantes en los que se debatió sobre las barreras no tecnológicas para la innovación, los instrumentos o vehículos utilizados por las PYMEs para tener acceso a la información, y sobre si el diagnóstico energético en las empresas es verdaderamente un factor clave.