AMDPress.- El comisario europeo de Agricultura y Pesca, Franz Fischler, presentó ayer oficialmente la reforma del sector azucarero en Europa, un sistema que deberá entrar en vigor en julio de 2005. La reforma prevé la reducción de las ayudas a la producción de los 782 euros por tonelada actuales a 421 euros, así como el establecimiento de un precio mínimo de la remolacha azucarera desde los 43,6 euros por tonelada hasta los 27,4 euros.

Según Fischler, era necesario cambiar el sistema por el que ha venido funcionando el mercado del azúcar en Europa desde hace 40 años, y considera que las nuevas medidas permitirán a la industria ser más competitiva y a los consumidores beneficiarse con precios más bajos. La reforma deberá ser tramitada ahora por el Parlamento Europeo, el Consejo Europeo y Social Europeo y el Consejo de Ministros de la UE para su definitiva aprobación.

La presentación oficial de la reforma fue recibida en las calles de Bruselas por cerca de un millar de agricultores procedentes de Portugal, Irlanda, Italia y especialmente de España. Los agricultores de estos países consideran que estas medidas beneficiarán especialmente a los grandes productores de la Unión, Francia y Alemania, a los que se trasvasará buena parte sus cuotas de producción actuales. Asociaciones de agricultores como UPA-Andalucía consideran que la reforma pone en peligro la supervivencia de 7.000 familias que vive de la remolacha en esta comunidad.