AMDPress.- La cárnica madrileña Frial prevé alcanzar en 2005 una facturación de 24 millones de euros, lo que supone doblar sus ventas actuales (12 millones de euros en 2002), así como impulsar el desarrollo de la firma salmantina Sánchez Montero, adquirida en 2000 por más de 1,5 millones de euros, con la comercialización de jamones y paletillas ibéricas.

Según el gerente de la firma, Eduardo Céspedes, el crecimiento de Frial procederá del posicionamiento en todas las cadenas de distribución de ámbito nacional, la entrada en el canal hostelería con sus productos asados e ibéricos y el incremento de las ventas de los loncheados. Precisamente, la firma presentó ayer en el XVII Salón Internacional del Club Gourmets sus nuevos envases para productos loncheados y una salchicha ibérica.

En el mercado exterior, la firma, que a finales del pasado año comenzó a comercializar sus productos en Portugal a través de El Corte Inglés, prevé ampliar su presencia en este mercado tras su participación en la Feria Alimentaria de Lisboa. Además, Frial espera introducirse en Francia de la mano de un distribuidor.

En relación con Sánchez Montero (ver ARAL Digital 156), Céspedes indicó que alcanzó unas ventas de 1,8 millones de euros durante 2002, mientras que para este año se prevé un crecimiento próximo a los 1,2 millones de euros por la introducción de jamones y paletillas ibéricas.

La fábrica de Frial en Tres Cantos (Madrid) sufrió un incendio hace dos años, lo que obligó a la firma a remodelar la planta con una inversión de casi 3'6 millones de euros, fundamentalmente en maquinaria.