AMDPress.- El Grupo Fripan, fabricante de masas congeladas, tiene previsto invertir 60 millones de euros entre 2003 y 2004 para la ampliación y modernización de sus instalaciones. La compañía dedicará cerca de 12 millones de euros a la construcción de una nueva planta productiva en Rubí y 9 millones para la implantación de un nuevo almacén frigorífico. Además, el grupo renovará maquinaria en sus fábricas de Barberá del Vallés (4), Tarragona (2), Sant Joan Despí, Guadalajara (Azuqueca de Henares), Rubí (Barcelona). Junto a éstas, la compañía dispone de dos plantas, en Italia (Teramo) y Lugo, por medio de filiales participadas junto con otras compañías del sector como Food Invest e Ingapan.

En concreto, Fripan ampliará las plantas de Tarragona (en Vallmoll y Sarrall), adquiridas al comprar Frida Alimentaria (ver ARAL Digital número 425), cuya integración está cerca de finalizar. Además, la compañía incorporará una nueva línea de producción bollería prefermentada, que supondrá la inversión de 10 millones de euros para la implantación de esta línea en la planta a construir en Rubí y la ubicada en Sarrall.

Según Pedro Gallés, presidente y fundador de Fripan, estas inversiones son necesarias para afrontar la demanda de producción existente y para contar la posibilidad de incluir futuras líneas en sus instalaciones. Para Gallés, el mercado de masas congeladas mantendrá crecimientos relevantes durante los próximos 4 ó 5 años.

Estos productos suponen cerca del 10% del total del mercado de pan y bollería, por lo que, según el presidente de Fripan, pueden seguir incrementando su volumen hasta que alcancen cuotas de entre el 20 y 25%. Este es el porcentaje que el sector mantiene en Francia, en el que las masas congeladas comenzaron su actividad unos cinco años antes que en España.

Gallés considera que el estancamiento del consumo de pan y la escasa capacidad de generar valor añadido obligará a las empresas del sector de masas congeladas a tomar medidas de ahorro de coste y concentración para poder generar crecimientos una vez transcurrido los próximos cuatro o cinco años. En cualquier caso, Pedro Gallés ha descartado la adquisición de nuevas empresas a corto plazo.

Fripan facturó cerca de 185 millones de euros en 2002, primer año tras la adquisición de Frida Alimentaria. Este resultado supone un incremento del 14% respecto a los ingresos agregados alcanzados por ambas compañías en 2001. En el presente ejercicio, Fripan prevé alcanzar 125.000 toneladas de producto terminado y unos ingresos de más de 200 millones de euros.